Dirección Prohibida conquista la capital

Fue el pasado mes de septiembre cuando los alicantinos Dirección prohibida presentaron su último trabajo “Cimientos de hueso y barro
No es la primera vez que os hablamos de ellos, ni tampoco es la primera vez que hablamos de este disco, y de corazón os diré, que es muy difícil escribir sobre alguien cuando te faltan las palabras para hacerlo.
Dirección prohibida se coló en mi vida hace ya un montón de años, tantos que si miro hacia atrás, me parece que fue en una vida anterior y que a pesar de todo, hay cosas que en ambas vidas nunca cambian.

La primera escucha de estos “Cimientos de hueso y barro” fueron como un toquecito en el estómago, ¿sabéis cuando estáis nerviosos y parece que sube y baja todo el rato como si estuviera dando volteretas?, pues algo así fue la sensación.
Tanto yo, como todo aquel que ha seguido la trayectoria del grupo en mayor o menor medida, sabíamos que los de Alicante habían echado toda la carne en el asador para que lo que llegara a nuestros oídos no nos dejara indiferente a nadie, y algo así fue lo que pasó cuando le dí al play y empecé a escuchar el primer tema de su disco que además es el que da nombre al mismo.

Con frases como “echando tierra a mi trepar van intentando callarnos, mas, siempre que pueda respirar más fuertes serán mis pasos” desde el comienzo del disco, dejan muy claro que están dispuestos a luchar, que saben que han recorrido un largo camino y que mientras les queden fuerzas su lucha no va a caer en un saco roto.

Y tras este primer tema once más, donde dan las gracias a quienes han estado al lado del camino, donde reivindican que a veces hay que levantarse del sofá para conseguir lo que se quiere, e incluso alguno que nos hacen ver que no seremos más lo que no queremos ser, que tenemos lo que necesitamos para seguir, a nosotros mismos.

El final de la primera escucha del disco de Dirección prohibida terminó por asentarse el estómago y por hacerme sonreír porque, justamente acababa de escuchar lo que sabía que iba a escuchar, un señor disco.
Dicho esto, podéis imaginaros como son las escuchas siguientes, empiezas a desmenuzar las canciones y eres capaz de encontrarte en frases como “más cojones que pedrás, más llorando que llover, pero fuerte, como tronco anciano, fuerte” en la canción “Despego al fin” o en canciones enteras como “No seré más” cuando escuchas sin esperarlo “Ya me curó el Andrés, ya no te quiero tanto”.

Dirección-Prohibida-2014-Cimientos-de-Hueso-y-Barro
Que cada una de las doce canciones de este último disco de Dirección prohibida tiene vida, es algo que cualquier que lo escuche no puede negar, y que además más de uno puede verse entre alguna de sus frases, también es más que evidente.
Y al final, eso es lo bonito de la música ¿no? que cada uno pueda verse (por lo que sea) en lo que esta escuchando, que quienes la crean puedan sentirse felices porque están llegando a transmitir algo a su público.

Pero todavía no os he hablado de las colaboraciones de este último trabajo del grupo, y lamentandolo mucho, es algo que no puedo dejar pasar. Hay dos canciones llenas de sentimiento como las otras diez, pero en las que además ponen la guinda Kutxi Romero (Marea) y Carlos Chaouen.

Y lo más difícil ya estaba hecho, habían parido un hijo que es digno de escuchar. Y no les había importado como de alta era la cuesta para subir, llegaron a la cima y ahora tenían que presentarnoslo.

Y con él bajo el brazo, la furgoneta llena de cosas y toda la ilusión que tienen se hicieron un montón de kilómetros y se plantaron en la Sala Cadillac Solitario de Madrid el pasado 24 de Octubre.

img_3658

Tras el grupo invitado “Demente en blanco” los cuatro de Alicante se subieron al escenario y calentaron los ánimos entre todos los que estábamos allí.
Haciendo un repaso entre toda su discografía con temas como “La semilla de mi hogar“, “Mientras amanece” o “Por ellos“, y presentandolos sus nuevos temas, hicieron un concierto en el que, se dejaron la piel, disfrutaron y nos hicieron disfrutar como niños pequeños.
Desde el momento cero consiguieron animar al público, que, sin dudarlo demasiado se acerco a los pies del escenario para que no les faltara el calor sobre él, así que dicho esto.. podéis haceros una idea de como fue el final del concierto cuando con el “La, La, La” acabaron todos dando saltos como si hubiera mañana.

Llegaron, vieron, vencieron y lo más importante, disfrutaron y nos hicieron disfrutar.
Rompiendo cuerdas de guitarras, cantando canciones en acústico improvisadas, riendo y sonriendo, dejando que los nervios les jugaran malas pasadas y siendo capaces de transmitir que ellos son felices haciendo lo que hacen.. llegaron, vieron y vencieron.

En un concierto que a todos los que estábamos allí se nos hizo corto, los Dirección prohibida nos demostraron que tienen ganas y fuerzas para rato, que por nosotros cantan rock and roll y que aun quedan historias por contar.

10710978_10204202246670523_8639203806678659743_n

Ojalá, de corazón, nunca pierdan las ganas.
Pero todavía deseamos más que ojalá, volvamos a verlos disfrutar sobre el escenario muy pronto, y como no, disfrutar con ellos.

[flagallery gid=2]

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo.
Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente.
Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

veritxu

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo. Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente. Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

2 thoughts on “Dirección Prohibida conquista la capital

    • 28 octubre, 2014 en 21:56
      Permalink

      Gracias a vosotros por haberlo hecho posible. Que la próxima sea pronto 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest