Extremoduro en Villena – El antes y el después de un concierto.

Imagino que la mayoría de la gente que a las 20:00 horas hacían cola a las puertas y alrededores del polideportivo de Villena llevarían semanas e incluso algunas hasta meses esperando el día, la cita por excelencia para los que creen en el rock español de siempre. Si echabas un ojo por la inmensa cola que ya se amontonaba a la hora en la que estaba prevista la apertura de puertas, podías ver de todo, desde gente a la que se le notaba ser de los Extremo de siempre y gente que por juventud se podría imaginar que habían crecido con su música adaptándose a los Extremo de hoy.

Existe la eterna disputa (que además abrió el debate entre los asistentes en el descanso del concierto, pero de eso hablaremos más adelante) sobre si Extremo molaba más antes, o mola más ahora, que si han perdido la magia, que si es que lo de ahora ya no es como antes. Pero el caso es que, a dos horas de comenzar el concierto (que todos esperábamos que comenzara puntual tal y como estamos acostumbrados, y tal y como ponía en la propia entrada al evento) la cola era inmensa y además se podía ver a público de todas las edades.

Eran las 20:00 horas del 13 de Agosto, las puertas de acceso se abrían.. los minutos pasaban y la cosa parecía no avanzar de la manera en la que tenía que hacerlo, la gente se quejaba, al mirar hacia atrás solo se veían cabezas y se daba más que por hecho que, a las 22:00 horas (hora prevista de comienzo para el concierto) no iba a estar todo el mundo en su sitio ni por asomo.

Alrededor de las 21:00 horas pasadas logramos pisar el recinto, no sin antes haber hecho la cola, pasar el cacheo y tener que vaciar el bolso al completo para darnos cuenta una vez dentro de que habían botellas de cristal tiradas por el suelo.

El ambiente comenzaba a caldearse por momentos, la espera fue bastante amena, la gente como era de esperar desprendía buen rollo y se podían escuchar las cábalas sobre cual sería la canción con la que abrirían el concierto, o cuales de las nuevas o las antiguas sonarían durante el mismo.

Tic, tac, tic, tac. Las 22:00 horas.

Los minutos pasaban y a pesar de que sobre el escenario en cuanto a sonido, luces y demás todo estaba preparado, la música no dejaba de sonar y la gente comenzaba a impacientarse.

Fue a las 22:15 cuando por megafonia, la empresa organizadora del evento avisaba de que ‘para que todo el mundo pudiera terminar de entrar el evento se iba a retrasar 15 minutos’. Es decir, 15 minutos más, media hora. La noticia no pareció gustar demasiado, el publico abucheó y silbo como era de esperar, y entonces nació la pregunta ¿Si esperas a más de diez mil personas en el evento, porque no adelantas la hora de entrada? ¿porque no pones mas accesos? no se, la lógica de la gente hablaba por si sola.

Esos 15 minutos en realidad fueron 25, y a las 22:40 (es decir con 40 minutos de retraso) y de repente.. la música que sonaba se paró, comenzó a sonar más fuerte una canción de los Platero, las luces comenzaron a jugar y comenzó el espectáculo. De techo comenzó a bajar un container que todos llevábamos tiempo mirando.

Como era de esperar, aunque sinceramente podíamos esperarnos cualquier cosa, al volver a subir debajo de él aparecieron los Extremo abriendo el concierto con un tema instrumental dando paso al primer tema de la noche.


ex4

La bienvenida vino de boca de Roberto Iniesta, vocalista de Extremoduro que daba las gracias por venir a donde se os quiere aunque no vengáis’

Haciendo un repaso no solo por su último disco ‘Para todos los públicos‘ si no por temas de toda su carrera musical como ‘la vereda de la puerta de atrás’, ‘puta’ ,’standby’, ‘salir’, ‘tango suicida’ o ‘ama, ama y ensancha el alma’ durante aproximadamente tres horas, Extremoduro dio más del 100% sobre el escenario.
El reparto de los temas tenia bastante impacientes a aquellos que son los que piensan que Extremoduro eran mejores antes, y entre el publico podíamos escuchar que no habían cantando ninguna ‘de las buenas’ hasta que llegó el momento.. y entonces los que aun no habían terminado de venirse arriba, saltaron como el resto o incluso podríamos decir que más.

ex2

En un concierto dividido en dos bloques, con un descanso de 20 minutos para según Robe ‘hacer lo que queráis’ sobre el escenario se dejaron la piel y bajo el mismo las más de 10.000 personas que se reunieron en el campo de fútbol anexo al polideportivo de Villena también.

Además de los temas ya conocidos, Robe y Uoho comenzaron a cantar un nuevo tema sentados sobre la escalinata que subía a la batería. Antes de empezar con los primeros acordes Robe citaba ‘hay que tener valor para cambiar las cosas que se pueden cambiar y sabiduría para distinguir unas de otras, pues a mi lo que me falla es lo de la sabiduría’ tras esto, pedía a todo el público que durante esa canción guardaran los móviles porque iban a tocar una canción que no está grabada, que es el regalo para el público de la gira y que no querían que a nadie se le chafara la sorpresa. Además, prometía que al acabar la gira colgarían la versión que mejor hubiera salido de ese tema entre todos los conciertos.
Comenzaron a sonar los primeros acordes entre las muecas de la gente boquiabierta que no tenia otra cosa que hacer que prestar atención a lo que estaba cantando, hasta que a mitad de tema las luces se encendieron y el resto del grupo salió para acompañar y que finalizara el tema por todo lo alto.

ex1

Aunque estaba previsto que el concierto finalizara sobre la 01:30 de la mañana, debido al retraso del comienzo, finalizó pasadas las 02:00 de la mañana con un tema de las de 4 minutos a la guitarra de Iñaki Uoho que no dejó indiferente a ninguno de los que estábamos allí. Acompañado por el resto de la banda, pero sin Robe en el escenario, Uoho fue el total protagonista y el encargado de poner el broche final a una noche que para todos los que estuvimos allí será difícil de olvidar.
Uoho además nos recordó que, a pesar de que no había ido todo según lo previsto, de las esperas y las colas, cuando se es profesional, se es capaz también de hacer olvidar todo lo malo.

ex3

Como bien dijo Robe, ojalá nos veamos pronto, y si no nos vemos que sea por nuestra culpa.

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo.
Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente.
Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

veritxu

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo. Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente. Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest