Viernes de XX Viña Rock (Parte 1): Miguel Campello

¡Madre mía pero este solazo que hace no es ni normal!
Desde luego, el tiempo en el Viña es imprevisible, lo mismo un año diluvia que lo mismo tenemos que sacar la crema protectora del 50 para no terminar hechos unas gambas.

Vamos a darnos una vuelta por el camping, que aunque el festival este dentro del recinto, poco se habla del otro lado, donde realmente se convive, donde uno se hace amigo de los vecinos y por norma general se siente como en casa sin temor ninguno.
Es increíble lo bien que se lo monta alguna gente, mira estos que sombraje llevan, y aquellos, mira aquellos que bien se lo han montado con su música y todo.

Después de comer y pillar fuerzas toca levantar el culo de la silla, que son las 16:00 horas y queda media hora para que salga al escenario Miguel Campello.

Habíamos leído: “Llega Miguel Campello, con su carrito desgastado recogiendo cachivaches para seguir haciendo canciones” y si os decimos la verdad, no sabíamos si teníamos más ganas de que llegara él o de llegar nosotros a verle, porque sinceramente y a pesar del cartelazo que tenía este año el Viña, Miguel estaba en nuestro TOP 10 de conciertos que no podíamos perdernos.

Y allí que nos plantamos, después de llegar arrastrando los pies bajo el sol, en el escenario Negrita donde a pesar del calor (más bien poco soportable) el ex vocalista de “ElBicho” fue capaz de hacernos olvidar el calor, el cansancio y cualquier otra cosa que no fuera cantar y bailar al son de su música.

 

2015-05-07-11-38-57_deco 2015-05-07-11-39-39_deco 2015-05-07-11-43-30_deco 2015-05-07-11-41-35_deco

Poco tenemos que contar de Miguel Campello, es espectáculo en estado puro, y una vez subido al escenario no deja indiferente a nadie que este viéndole. No sabemos si quedarnos con su música, sus letras o su voz, sería muy difícil quedarse solo con una de esas cosas, así que nos quedamos con el conjunto, lo que si tenemos claro, es que si hay que destacar algo de él, es su fuerza, su garra y su energía sobre el escenario que es capaz de traspasar a todos y cada uno de los que van a verle.
Durante los 55 minutos que duró el concierto, ni Miguel ni el público atendieron a nada que no fuera disfrutar, cantar, bailar y palmear como estaba mandado.

2015-05-07-11-40-54_deco 2015-05-07-11-44-23_deco 2015-05-07-11-45-21_deco 2015-05-07-11-40-12_deco

No nos da tiempo de respirar, dame la crema que estoy quemándome los hombros, y esta marca no va a ser nada sexy cuando logre mirarme la espalda completa en un espejo. Pero venga, date prisa que tenemos que movernos de escenario, que en el Zhem tocan los Sinkope y mira que montón de gente hay..

(Continuará.. :P)

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo.
Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente.
Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

veritxu

Soñadora hasta con los ojos abiertos, soy la que tengo las ideas y no sería nada sin quienes me ayudan a llevarlas a cabo. Melómana por naturaleza creo que nunca se ríe lo suficiente. Aquí, junto palabras para contar lo que veo y lo que vivo, que muchas veces suele ser lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest